Buscar este blog

29 feb. 2008

Conectados con...la muerte!!!

Razones mas que suficientes para evitar que una antena de telecomunicaciones se ponga cerca de mi casa o de cualquier zona urbana



Y a pesar de que les prohibieron construir ellos siguieron a pesar de que ya no habia mas motivos

Deztrozaron la ordenanza municipal como si nada...

Y las protestas de los vecinos no se hicieron esperar


Y estas son las razones por que la gente se queja:

[...] informe de la Organización Mundial de la Salud (nota descriptiva nº 304) «Los campos electromagnéticos y la salud pública». Este documento confirma la existencia de cerca de un millón y medio de estaciones base en el planeta, con la indicación de un aumento considerable en los próximos meses. El informe reconoce que a medida que crece el número de estaciones base y de redes locales inalámbricas, aumenta también la exposición de la población; afirmaciones que compartimos con la OMS.
No sucede lo mismo con el resto del documento que a pesar de reconocer que las personas se convierten en eficaces antenas-receptores del sistema, solo examina (excluye los efectos celulares) el efecto térmico de los campos electromagnéticos(CEM) sobre el organismo; es decir, el aumento de temperatura, por ejemplo en su cabeza, de 1º C. Y apostilla, que con más de 50 años de experiencia con las estaciones de emisión de radio y TV, no se han encontrado perjuicios para la salud

Comprenderán que ya solo el efecto térmico puede tener consecuencias muy negativas (recuerden los episodios febriles), y en su análisis no podemos considerar a todos los tejidos como iguales, o como un vaso de agua azucarada (sistema de evaluación del efecto térmico para los «expertos»). Tenemos que tener en cuenta en la evaluación de daños, y seré breve, la densidad de los tejidos (muy denso el hueso, poco denso en cerebro), la conductividad de los mismos (poco conductiva la grasa, muy conductivos el cerebro y los ojos), y sobre todo su trabajo, su tasa metabólica (baja para huesos y grasa, mas alta para músculos y piel, y mucho mayor para el tejido cerebral). Luego, el cerebro es un órgano particularmente sensible a la radiación electromagnética. Recuerdo un trabajo que al hablar de la inocuidad de los CEM indicaba que este tipo de tecnología (entonces 900 MHz) no tenía consecuencias para el sistema nervioso central ya que solo penetraba en la cabeza tres centímetros. Por más que leo, ni en la época de Atapuerca, el cráneo humano tenía semejante grosor, luego al menos admítanme que esta radiación "cosquillea" la corteza cerebral (visual, motora, sensorial?). [...]


Y yo considero eso razones de peso para eliminar una antena y que tambien los terrenos se desvalorizan increiblemente por las radiaciones


Fragmenteando desde aqui:
Mentiras, estadísticas y telecomunicaciones

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More